Por una maternidad sin tapujos. Un proyecto.

Pareciera que todas defendemos con fervor la maternidad que dista mucho de la perfección. Admitámoslo, está de moda. Pero del dicho al hecho hay un buen trecho. Sobre todo en un sector como este al que, como si no tuviéramos ya suficiente, se juzga y exige tanto. Por suerte, una “maternidad sin tapujos” no entra dentro de estos parámetros: la perfección o la falta de ella se la deja a quienes gustan de etiquetarlo todo (y sí, con nombres absurdos), como si las categorías de “madre helicóptero” o “tigre” facilitaran el poner un poco de orden y control sobre algo tan heterogéneo como es la maternidad -o la paternidad, dicho sea de paso-.

La maternidad sin tapujos va más allá de toda clasificación porque es una maternidad libre. No necesita pertenecer a ninguna tribu porque sólo se pertenece a sí misma. Es una maternidad íntima. Tampoco se adjudica comportamientos ajenos o creencias prestadas porque sólo se hace cargo de lo que es, no de lo que debiera o se dice que es. Es una maternidad auténtica. Una maternidad sin tapujos es la maternidad que te dé la gana, la que se deja ser y se deja ver así, tal cual es. Es una maternidad con o sin sus pelos, sus ojeras y pezones, una maternidad sincera, robusta y con cosquillas. Es, en definitiva, una maternidad que es sólo tuya, la que tú eres.

por una maternidad sin tapujos

No es nada fácil, y cuando sientes que está cerca se te escapa entre los dedos. Por eso desde SenP he decidido crear este proyecto, para que nos ayudemos y juntas promovamos una maternidad libre, auténtica e íntima. Mi granito de arena es ofrecer sesiones de coaching online gratuitas a toda persona que tenga esta maternidad por objetivo. Y tu granito de arena, ¿cuál es? Fotos, vídeos, escritos, y todo aquello que consideres que puede ayudar a promoverla, es más que bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *