La madre de Demian y yo

O de una maternidad imperfecta.

Si os soy sincera yo siempre imaginé mi maternidad como la de un personaje de Hermann Hesse. Él fue uno de mis escritores favoritos durante los primeros años de mi adolescencia, pasando mis días entre El lobo esteparioNarciso y Goldmundo, Siddharta, El juego de los abalorios, Demian, y algunos cuentos. Sin embargo, el libro que más veces leí y regalé (tenía la manía de regalar los libros que más me gustaban y luego comprármelos otra vez) fue Demian. Para quienes no la habéis leído, esta novela cuenta la vida de Emil Sinclair y de muchos de nosotros. Probablemente no os identifiqueis con los acontecimientos que rodearon al protagonista, pero sí lo haréis con el trasfondo que relata de un modo exquisito el paso de su infancia a su madurez.
Continuar leyendo