María Rosa Tillet

El Coaching te ayuda a que puedas cumplir tus metas, sin embargo…no siempre tienes claros tus objetivos y este era claramente mi caso.

Estaba en una etapa de transición, con muchas ideas en la cabeza, pero poco claras. Todas las ideas tenían un mismo valor, ninguna pesaba más que otra. Variedad de proyectos laborales, familiares y educativos deambulaban en mis pensamientos. Todos eran posibles, y lo siguen siendo, sin embargo… ¿cuál de todos estos proyectos se adecuaba más a mí? ¿Cuál de todos estos proyectos era el más auténtico  y genuino? ¿Cuál de todos estos proyectos no estaba salpicado por influencias externas a mi verdadero deseo?

Mi meta de Coaching, aunque en el inicio no lo pusiera,  fue encontrar mi meta, mi meta auténtica.

Debo decir  que este proceso no fue corto. Pasamos por muchas sesiones y mi objetivo iba cambiando sesión tras sesión. Sin embargo, en el ínterin la coach me fue nutriendo de herramientas para ordenar mis ideas y hacer el trabajo de racionalizarlas. Para lograrlo, me fue proponiendo distintos ejercicios los cuales resultaron de extremo valor.

Mi experiencia con el Coaching fue muy positiva, definir una meta, una meta auténtica diseñada para mí, me da mucha seguridad  de estar haciendo lo que realmente quiero y entusiasmo para continuarlo en el tiempo.

Me gustaría resaltar el trabajo de la coach que me tuvo muchísima paciencia, me supo escuchar y tuvo la capacidad de reconocer en cada momento de la sesión qué pregunta era la más  adecuada, y qué ejercicio era el indicado para destrabar mi mente.

Por último, me parece importante destacar que, más allá de que se use el método de coaching para  lograr llevar a cabo una meta determinada, lo valioso son todas las herramientas que te deja para emprender la vida y tomar decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *